Saltar al contenido

El fentanilo y su impacto en la crisis de opioides: una visión profesional

Fentanilo

¿Qué es el fentanilo, principio activo, propiedades y usos médicos?

El fentanilo es un potente analgésico opioide sintético derivado de fenilpiperidina. Se utiliza principalmente en medicina para el alivio del dolor intenso, especialmente en casos de dolor crónico o durante procedimientos quirúrgicos. Su potencia es hasta 100 veces mayor que la morfina, lo que lo convierte en una opción efectiva para el control del dolor en situaciones donde otros analgésicos no son suficientes. Sin embargo, debido a su alta potencia, también presenta un mayor riesgo de abuso y adicción, por lo que su uso debe ser estrictamente controlado y supervisado por profesionales de la salud.

Además de su uso como analgésico, también se utiliza en anestesia para inducir y mantener la sedación en pacientes durante cirugías mayores. Su rápida acción y corta duración hacen que sea una opción ideal para este propósito. También se puede administrar por vía transdérmica en forma de parches para el tratamiento del dolor crónico, proporcionando un alivio sostenido a lo largo del tiempo. 

El fentanilo actúa uniéndose a los receptores opioides en el sistema nervioso central, lo que produce una disminución de la percepción del dolor y una sensación de bienestar. En dosis mayores que las recomendadas o en combinación con otros depresores del sistema nervioso central, como el alcohol o los sedantes, puede causar depresión respiratoria e incluso llevar a la muerte. Por esta razón, es fundamental seguir las indicaciones médicas y evitar su uso recreativo o sin supervisión profesional.

Adicción al Fentanilo

Margen de seguridad

El margen de seguridad se refiere a la diferencia entre la dosis terapéutica efectiva y la dosis tóxica. En el caso del fentanilo, esta diferencia es muy pequeña, lo que lo convierte en una sustancia extremadamente peligrosa si no se utiliza adecuadamente.

Es importante destacar que esta droga se utiliza principalmente en entornos médicos controlados, como hospitales o clínicas, bajo la supervisión de profesionales de la salud. La dosis y la administración se ajustan cuidadosamente para evitar efectos adversos graves.

Sin embargo, como se ha convertido en una droga ilícita que se vende en el mercado negro,  su margen de seguridad se reduce aún más, ya que las personas que lo consumen recreativamente no tienen conocimiento ni control sobre la dosis y la pureza de la sustancia.

Origenes de la droga

Esta droga fue desarrollada por primera vez en Bélgica en la década de 1960. Fue creado como una alternativa a los opiáceos existentes en ese momento, con el objetivo de proporcionar un medicamento más efectivo para el alivio del dolor. 

A lo largo de los años, ha evolucionado y se han desarrollado diferentes formas y presentaciones del medicamento.  A pesar de sus beneficios terapéuticos, también ha sido objeto de abuso y uso indebido. Su potencia y efectos sedantes lo convierten en un objetivo para aquellos que buscan una experiencia de euforia o para aquellos que buscan suprimir los síntomas de abstinencia de otros opioides. Esto ha llevado a un aumento en los casos de sobredosis y muertes relacionadas con el en los últimos años.

¿Cuál es el nivel de riesgo en el uso de fentanilo?

El principal riesgo asociado con el uso de fentanilo es la sobredosis. Debido a su potencia y estrecho margen de seguridad, una sobredosis leve, incluso sin asociación a otros medicamentos, puede causar una depresión respiratoria grave e incluso la muerte. Además, a menudo mezclado con otras drogas, como la heroína o la cocaína, lo que aumenta aún más el riesgo de sobredosis. Incluso una pequeña cantidad de este farmaco puede ser letal, por lo que es crucial tener precaución al usarlo y seguir las indicaciones médicas al pie de la letra.

Otro riesgo asociado es la adicción. Debido a su potencia y su capacidad para generar una rápida sensación de euforia, puede ser altamente adictivo. Una vez que una persona se vuelve adicto, puede ser extremadamente difícil dejarlo de usar sin ayuda profesional. La adicción puede tener graves consecuencias para la salud física y mental de la persona, así como para su vida personal y profesional.

Es importante destacar que el fentanilo no solo representa un riesgo para aquellos que lo usan de manera recreativa o ilegal, sino también para aquellos que lo utilizan bajo prescripción médica. Es fundamental seguir las indicaciones del médico y no exceder la dosis recomendada. 

Fentanilo

Efectos secundarios

Los efectos secundarios más comunes del fentanilo incluyen náuseas, vómitos y estreñimiento. Estos efectos pueden ser más pronunciados en personas que toman dosis altas o que son sensibles a los opioides.  Estos efectos secundarios generalmente desaparecen a medida que el cuerpo se acostumbra al medicamento.

Además de los efectos gastrointestinales,  también puede causar somnolencia y mareos. Lo cual pueden afectar la capacidad de una persona para realizar tareas que requieren concentración, como conducir un automóvil o manejar maquinaria pesada. Por lo tanto, es indsipensable evitar estas actividades.

Hay que considerar que el fentanilo puede interactuar con otros medicamentos, como los tranquilizantes o los antidepresivos, lo que puede aumentar el riesgo de efectos secundarios.

El efecto colateral más peligroso del fentanilo es la depresión respiratoria. Esta droga puede suprimir la función respiratoria, lo que puede llevar a una disminución en la cantidad de oxígeno que llega al cerebro y otros órganos vitales.  Siendo especialmente peligroso y potencialmente letal en personas que toman dosis altas o que tienen problemas respiratorios preexistentes. 

¿Cuáles son las regulaciones legales en torno al fentanilo y su prescripción médica?

En muchos países, el fentanilo está clasificado como una sustancia controlada de la Lista II, lo que significa que tiene un alto potencial de abuso y puede causar dependencia física y psicológica. Esto implica que solo los médicos autorizados pueden prescribirlo y que los pacientes deben cumplir con ciertos criterios médicos específicos para recibirlo. Además, los médicos que lo prescriben deben seguir pautas estrictas para garantizar un uso seguro y responsable del medicamento.

Además de las regulaciones en torno a la prescripción médica, también existen regulaciones legales relacionadas con la fabricación, distribución y posesión. Estas regulaciones buscan prevenir el desvío ilegal de fentanilo y su uso indebido. La fabricación y distribución de generalmente están controladas por agencias gubernamentales y requieren licencias especiales. La posesión no autorizada puede ser considerada un delito grave y puede llevar a sanciones legales severas.

Es importante destacar que las regulaciones legales en torno a esta droga y su prescripción médica están diseñadas para proteger la salud y seguridad de los pacientes, así como prevenir el abuso y la adicción. Estas regulaciones buscan equilibrar el acceso a un medicamento efectivo para el manejo del dolor con la necesidad de controlar su uso y distribución adecuada.

Los médicos y profesionales de la salud desempeñan un papel crucial en asegurar que el fentanilo se prescriba de manera segura y responsable, siguiendo las regulaciones legales y las mejores prácticas clínicas.

¿De dónde proviene el fentanilo utilizado como droga de abuso?

Su origen como droga médica legítima proviene de la industria farmacéutica.  Sin embargo, con el tiempo, comenzó a ser desviado de su uso y a ser utilizado como droga de abuso.

Actualmente, la disponibilidad de la droga en el mercado negro se debe principalmente a la producción ilegal en laboratorios clandestinos. Estos laboratorios pueden estar ubicados en diferentes partes del mundo, incluyendo países como China y México, donde se ha detectado un aumento en la producción y tráfico de esta droga.

Uno de los principales problemas del fentanilo de laboratorios clandestinos es la falta de control en la dosificación. Al no contar con la precisión y la tecnología necesaria, la cantidad de fentanilo presente en cada dosis puede variar considerablemente. Esto puede llevar a una sobredosis accidental, ya que una pequeña diferencia en la concentración puede tener consecuencias fatales para el individuo.

Además de la producción ilegal, también puede ser obtenido de manera ilícita a través del robo de medicamentos en hospitales, farmacias o incluso durante el transporte. Esto contribuye a la disponibilidad de fármaco en el mercado negro y a su uso como droga de abuso. 

¿Por qué se le llama al fentanilo «droga zombie»?

Es importante destacar que el término droga zombie no es un término médico o científico, sino más bien un término coloquial utilizado para describir los efectos devastadores del fentanilo en los usuarios.

La razón por la que se le llama droga zombie es porque puede llevar a los usuarios a un estado de apatía y desorientación total. Pueden perder la noción del tiempo y del espacio, su comportamiento puede volverse errático e impredecible y sumir a las personas en un estado de inconsciencia similar al de un zombi, donde pierden el control de sus acciones y su capacidad de respuesta.

Efectos del Fentanilo

¿Qué signos y síntomas nos pueden llevar a sospechar que alguien está consumiendo fentanilo como droga de abuso?

El consumo como droga de abuso puede presentar una serie de signos y síntomas característicos. La persona puede experimentar somnolencia extrema, dificultad para hablar o moverse, y una sensación general de debilidad. También es común observar pupilas contraídas, náuseas, vómitos y estreñimiento. Estos síntomas pueden variar en intensidad dependiendo de la dosis y la forma de consumo.

Otro signo del consumo como droga de abuso es la aparición de cambios en el estado de ánimo y la conducta. La persona puede mostrar una euforia intensa seguida de una depresión profunda. También es posible observar cambios en el apetito, pérdida de interés en actividades previamente disfrutadas y dificultades para concentrarse. Este opiaceo puede generar una sensación de relajación y bienestar, que puede llevar a la persona a buscar repetidamente su consumo para obtener estos efectos placenteros.

El consumo de esta sustancia como droga de abuso puede tener consecuencias graves para la salud. Por lo tanto, si se sospecha que alguien está consumiendo fentanilo, es fundamental buscar ayuda médica de inmediato. Además, es importante recordar que es una droga altamente adictiva, por lo que el tratamiento y el apoyo profesional (psicólogos y psiquiatras) son necesarios para superar la adicción.

Referencias

https://nida.nih.gov/es/publicaciones/drugfacts/el-fentanilo

https://www.bbc.com/mundo/noticias-65202639

https://www.eleconomista.com.mx/arteseideas/Peligroso-relacionar-fentanilo-ilicito-con-el-de-uso-medico-20230413-0022.html

https://psiquiatria.com/adicciones/los-medicos-que-se-enfrentan-al-fentanilo-en-espana-una-droga-mortal/

https://www.cdc.gov/stopoverdose/fentanyl/es/index.html

Compartir